El proxeneta. Mabel Lozano

4319826

Mabel Lozano recoge en ‘El proxeneta’ el desgarrador testimonio en primera persona del negocio ingente que envuelve todo lo relacionado con la prostitución

Entrevista a Mabel Lozano en Diario 16 que ha publicado un libro brutal, revelador, una bofetada en toda regla a las mentes biempensantes que contemplan esas luces de colores en los andenes de las autovías con inconcebible pasmosidad mientras en su interior se cometen a diario el más cruel de los delitos contra mujeres que son explotadas sin contemplaciones: el de la indiferencia y la complicidad. El proxeneta (Ediciones Alrevés) es el testimonio definitivo que faltaba para que de una vez por todas veamos que la prostitución no es algo alegal que sucede por el simple hecho de que está ahí de toda la vida, sino una completa aberración del ser humano en sus principios más elementales.

Ver toda la noticia en http://diario16.com/la-prostitucion-se-legitima-precisamente-toda-la-vida/

Anuncios

25N: La explotación sexual es violencia machista

25N

Este 25 de Noviembre el MDM y la Red De Municipios Libres de Trata continuamos exigiendo una ley contra la violencia de género integral, que contemple la prostitución y la trata como formas de violencia machista extrema. Hemos perdido una oportunidad con el pacto de estado que ha vuelto a quedar vacío de contenido y de recursos, dejando otra vez fuera la totalidad de las formas de violencia que son realizadas por agresores que no tienen o han tenido una relación de pareja con las mujeres violentadas.

No podemos consentir que en el siglo XXI, existan esclavas traficadas para consumo sexual de los hombres. Una violencia instalada cómodamente al margen de la legalidad. La prostitución es una forma legitimadora de la violencia machista, pues el género masculino alquila el uso del cuerpo de mujeres y niñas, por precio, dando con ello legitimación a la consideración de la mujer como un ser inferior susceptible de ser usado y comprado.

La prostitución en España mueve diariamente cerca de 10 millones de euros, unos 3.500 millones de euros al año. Se calcula que en España hay unas 100.000 mujeres en situación de prostitución. Sin embargo, sólo un 20% de ellas son españolas y la mayoría son víctimas de la trata de personas y obligadas a desarrollar esta actividad contra su voluntad.

La prostitución no es la profesión más antigua del mundo, sino la forma de explotación y de violencia de género que se inventó para tener a las mujeres al “servicio sexual” de los hombres y por ello debe ser abolida. Lo que las mujeres prostituidas tienen que soportar equivale a lo que en otros contextos correspondería a la definición aceptada de acoso y abuso sexual.

Los “clientes” deben ser conscientes que además de ser cómplices de trata de mujeres y menores para la prostitución están violando sistemáticamente a estas mujeres a cambio de dinero y no de sexo. Queda claro que la prostitución jamás se da en condiciones de libertad. No hay intercambio, sino ejercicio de poder y sometimiento que lo ejerce quien puede comprar y someter a sus deseos a otra persona que necesita el dinero. Una triste realidad es que el 39% de los españoles ha pagado alguna vez por tener sexo. Si la legitimamos, normalizando esta situación de violencia machista ¿qué modelo de sociedad en igualdad estaremos contribuyendo a construir?

Desde los municipios es fundamental hacer políticas de prevención, sensibilización y detección, que englobe la violencia contra las mujeres de forma integral, que partan del origen estructural de la violencia y que sean capaces de detectar las diferentes formas de expresión de la violencia machista. Por ello agradecemos a los municipios de la Red su compromiso con la abolición de esta forma tan grave de violencia contra las mujeres más vulnerables  y más pobres. Por las acciones que organizan para sensibilizar y visibilizar esta lacra. Por las medidas que ejercen para penalizar a proxenetas y “clientes” y por los recursos que se destinan para la detección y atención de mujeres víctimas de esta explotación.

Hoy 25 de noviembre, día internacional contra la violencia machista, debemos recordar también en nuestros minutos de silencio a las víctimas de las violencias machistas que no se contabilizan en las cifras oficiales,  como es el caso de los feminicidios por prostitución y exigir una Ley contra la Violencia patriarcal que de forma integral incorpore todo tipo de violencias contra las mujeres; en la que debe incluirse específicamente actuaciones dirigidas a situaciones de especial vulnerabilidad.

El ámbito municipal, más cercano a la ciudadanía, es el marco idóneo para implantar medidas, que sin rebasar los ámbitos competenciales, pueden incidir de manera decisiva en la vida las mujeres y dar un mensaje claro y contundente contra la violencia de género.

De ahí que animamos a que los Ayuntamientos de la red continúen aplicando los compromisos adquiridos con la aprobación de la moción de la Red de Municipios Libres de Trata, para seguir desarrollando políticas encaminadas a la abolición de la prostitución como forma extrema de violencia de género. Ejecutando políticas activas para erradicar todas las formas que tengan relación con la explotación sexual; con especial atención a las ordenanzas de publicidad y todas aquellas que de forma directa o indirecta permitan o faciliten el desarrollo de actividades encaminadas a dicha explotación.

25 de noviembre de 2017

Coordinadora Estatal de Municipios Libres de Trata

 

Cristina Simó                              Nuria Parlón

Presidenta MDM                    Alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet

Violación reiterada de mujeres para “encontrar tu verdadero yo”: los nuevos anuncios de prostitución y violencia de género

En las redes https://www.sexisland.co/ anuncian cuatro días de “fiesta sexual” en el resort de la isla con alcohol ilimitado para poder abusar y utilizar sexualmente cuerpos de mujeres. En el segundo día , los clientes tendrán media hora para violar a 16 mujeres a la vez, y los organizadores dicen que los clientes podrán encontrar así su ‘verdadero yo’. Las fiestas son ofrecidas por un grupo de proxenetas llamado Good Girls Company, que anuncia un viaje entre el 24 y el 27 de noviembre.

PAY-CEN_ChristmasOffer

En su sitio web, la firma dice que los clientes podrán “vivir la vida como siempre imaginó”, y lo describe como “un entorno discreto y bello para que los hombres cumplan sus fantasías más salvajes”. Este nuevo tipo de vacaciones para violar y abusar de mujeres jóvenes se están promoviendo en una isla frente a la costa de Cartagena en Colombia.

PP y C’s rechazan retirar la publicidad institucional de medios que tengan anuncios de prostitutas

La portavoz de Ganemos Salamanca, Virginia Carrera, en primer plano

PP y Ciudadanos se amparan en la falta de legislación para no aprobar una moción por la que el Ayuntamiento dejaría de contratar con medios de comunicación que ponen anuncios de contactos y prostitución. Ganemos, muy claro: “Si pagas, eres cómplice, y el Ayuntamiento es cómplice porque está pagando“.

El equipo de Gobierno del PP y C’s se han unido para tumbar una moción de Ganemos Salamanca, y apoyada por el PSOE, en la que se pedía que el Ayuntamiento de Salamanca dejara de hacer inversión publicitaria en medios que mantuvieran anuncios de prostitución, la conocida como sección de contactos. La negativa del grupo popular y su apoyo en el Gobierno municipal ha echado por tierra esta propuesta por la que el consistorio estaría obligado a no contratar campañas de comunicación o publicidad con medios que tuvieran este tipo de anuncios.

Esta fue una de las medidas más destacadas de las 50 por la igualdad que presentó Ganemos a finales de septiembre. En concreteo, pide la suspensión de subvenciones y la contratación con aquellos medios de comunicación que mantengan anuncios de prostitución. Esto afecta a medios que publican anuncios de contacto en Salamanca.

PP y C’s se han amparado en la falta de legislación y en que el pacto nacional por la violencia de género ha rechazado recientemente una medida similar. Tanto los concejales del PP como de C’s que han defendido el voto negativo han aludido a la falta de una normativa y a la complicación de fijar el criterio. “No estamos por prohibir ni coaccionar a los medios de comunicación”, han dicho. No es cierto que no haya una normativa nacional que afronte estas situaciones. En el último pacto por la violencia de género se incluyó como voto particular, con mayoría parlamentaria para sacarlos adelante; entre ellos, los partidos coinciden en que el Pacto debe incluir que se prohíban los anuncios de prostitución en los medios.

Esta postura ha provocado una reacción tajante de la portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, que ha sido muy contundente en sus argumentos. “Los anuncios de sexo en prensa incitan a la prostitución y a la trata”, ha dicho en primer lugar. “Podemos encontrar en un periódico como se denuncia una red de trata de mujeres en Fuentes de Oñoro y en la página de al lado anuncios de contacto”, ha denunciado Carrera que ha lamentado que no se apruebe porque “Salamanca sería un ejemplo”.

Carrera ha denegado que se quisiera condicionar a medios de comunicación y ha mostrado su decepción por lo ocurrido. “¿Estás ustedes a favor de la prostitución o es que han recibido algún tipo de presión?” se ha preguntado. Para terminar, ha dejado una frase parafraseando una campaña de lucha contra la prostitución: “Si pagas, eres cómplice, y el Ayuntamiento es cómplice porque está pagando”.

Virginia Carrera pleno_detail

La portavoz de Ganemos Salamanca, Virginia Carrera, en primer plano

23 de Septiembre: Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños

Manifiesto RED DE MUNICIPIOS LIBRES DE TRATA 

El Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas se celebra el 23 de septiembre. Fue instaurado por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladés, en enero de 1999.

Tolerancia cero con la explotación sexual de menoresLa prostitución como una forma de violencia de género extrema que debe ser abolida y no una profesión que hay que reglamentar porque regular la prostitución legitima y normaliza la prostitución como una «opción para las pobres».

Por eso el 23 de septiembre recordamos el Convenio de Naciones Unidas para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, de 2 de Diciembre de 1948, que considera la existencia de explotación sexual aunque exista consentimiento de la víctima, así como de la Resolución aprobada por el Parlamento Europeo el día 2 de febrero de 2006 que insta a luchar contra la idea de que la prostitución es equiparable a un trabajo, el Protocolo de Palermo de 2000, el Convenio sobre Lucha contra la Trata de seres humanos del Consejo de Europa de Mayo de 2005 y la Resolución de Naciones Unidas sobre trata de mujeres y niñas de 1 de Febrero de 2007.

El fenómeno de la prostitución tiene una relación directa con la feminización de la pobreza. Son mayoritariamente mujeres pobres y/o en situaciones de desarraigo social las que están en situación de prostitución. Por eso, es necesario combatir las causas sociales que abocan a muchas personas a una situación de prostitución contra su voluntad: la desigualdad, la exclusión, la injusticia social y la discriminación sexual, que limitan la libertad de opción de las mujeres.

La prostitución y el tráfico y trata de mujeres están absolutamente relacionados. La mayoría de mujeres en situación de prostitución son o han sido víctimas de la «trata de personas». Pero tampoco es aceptable afirmar que hemos de regular la prostitución como una profesión porque algunas mujeres afirman que lo han elegido libremente. El supuesto “consentimiento” no es ni puede ser un atenuante de ningún tipo de explotación, de vulneración de los derechos humanos. ¿Puede elegirse libremente, consentir, la explotación y la violencia de género? Los derechos humanos se establecieron para poner límites a determinadas formas de explotación (venta de órganos, esclavitud, …) a pesar de que algunos quieran mostrar que es una libre elección individual. Son derechos colectivos no sujetos a rebajarse ni interrumpirse ni eliminarse por deseos (ficticios o reales) individuales. La prostitución es una explotación y un abuso sexual, al margen del consentimiento de la víctima. Las tediosas discusiones acerca de prostitución libre o forzada, o las elaboradas diferenciaciones entre trata y prostitución, carecen de sentido bajo esta óptica. Hay trata porque hay prostitución, del mismo modo que había tráfico de esclavos, porque había esclavitud.

Es cierto que hay mujeres que “viven” de ir a los platós de televisión y de radio y de publicar libros anunciando las bondades de la prostitución como oficio y recomendándoselo a las demás. Pero la actitud democrática ante la esclavitud se basa en el rechazo a un estatuto degradante para la dignidad humana, a la conculcación de un derecho humano, no en la percepción que cada esclavo o esclava pueda tener acerca de su condición.

Tolerancia cero con la explotación sexual de mujeres

El “Informe sobre explotación sexual y prostitución y su impacto en la igualdad de género” del Parlamento Europeo, de febrero 2014, afirma que la prostitución representa una forma de esclavitud incompatible con la dignidad de la persona y con sus derechos fundamentales, constituye una de las violaciones de los derechos humanos más atroces y es una forma de violencia contra la mujer. Afirma que tiene un efecto en la posición social de las mujeres y los hombres en la sociedad, así como en la percepción de las relaciones entre mujeres y hombres y en la sexualidad y que, por lo tanto, es al mismo tiempo causa y consecuencia de la desigualdad de género. Y explica que toda política relativa a la prostitución repercute en la consecución de la igualdad de género, afecta a la comprensión de las cuestiones de género y transmite mensajes y normas a la sociedad.

La única solución real es la ambiciosa postura del movimiento abolicionista que busca ir a la raíz de un problema que afecta a los derechos humanos. Derechos que en tanto que esenciales están fuera de discusión: los de toda persona a no ser abusada ni utilizada sexualmente, ni de forma gratuita ni a cambio de ninguna compensación económica. De ahí que el foco debamos dirigirlo a erradicar la demanda, la clientela, los prostituidores. Porque sin demanda, la oferta desaparece. Establecer estrategias que disuadan a los hombres de ejercer esta forma de violencia extrema contra las mujeres y los menores. No solo con educación y concienciación, contando para ello con la colaboración de los medios de comunicación y del sistema educativo, sino con medidas concretas normativas que, efectivamente, pongan los medios para que los aparatos legislativo, judicial y policial penalicen y persigan de forma efectiva a aquellos hombres que ejercen esta violencia machista. Pero, a la vez, con dotación económica suficiente para ofrecer alternativas laborales y sociales dignas y estables a las mujeres que están en situación de prostitución.

Por eso, en este Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas pedimos que los Ayuntamientos se sigan sumando al centenar de municipios ya adheridos y aprueben en pleno la moción para sumarse a esta red, que conlleve medidas concretas que ya se están poniendo en marcha en estos municipios:

  1. Adherirse públicamente a la red de ciudades libres
  2. Diseñar una campaña periódica de publicidad para sensibilizar de que la prostitución es una forma de violencia de género y explotación sexual de las mujeres y visibilizar la responsabilidad del «cliente», buscando deslegitimar socialmente su abuso
  3. Exigir la aplicación real de la ley persiguiendo el tráfico que todo el mundo conoce y a los proxenetas
  4. Modificar las ordenanzas municipales para la toma de datos de los “clientes” que son los que promueven la prostitución y multarles por el uso irregular de la vía pública o de vivienda para un uso diferente con el resultado de una transacción económica
  5. Adaptar las ordenanzas municipales para negar y revocar licencias de actividad a locales de prostitución y explotación sexual de las mujeres
  6. Poner en marcha campañas informativas en los centros educativos y universitarios sobre la realidad de las mujeres prostituidas y sobre los hombres que participan en ello comprando sus cuerpos
  7. Prohibir la publicidad prostitucional en todos los soportes publicitarios existentes en el término municipal y en los medios de transporte urbano y no contribuyendo con aquellos medios de comunicación que la promuevan
  8. Exigir al Gobierno una normativa que penalice, como en Suecia, a los hombres que compran a mujeres con fines de comercio sexual con cárcel de hasta 6 meses y multa
  9. En colaboración con la Administración Central y Autonómica, proveer de fondos para servicios sociales integrales para cualquier mujer que desee dejar la prostitución
  10. Plan Municipal que dote de alternativas laborales y formación a las mujeres que deseen dejar la prostitución

Lógicamente, con esta moción se pide igualmente que cada Ayuntamiento, siguiendo el ejemplo de la normativa sueca, en ningún caso dirija su acción contra las mujeres prostituidas, ni pretenda su penalización o sanción, sino que apostará por una intervención preventiva de las causas, colaborando y exigiendo al gobierno y a las administraciones centrales y autonómicas erradicar la precariedad del mercado laboral y las condiciones de explotación que en él se viven, que provocan el que la prostitución sea a veces la única alternativa para poder pagar las deudas o mantener a la familia.

Se dice que la prostitución siempre ha existido, dicen. También las guerras, la tortura, la esclavitud infantil, la muerte de miles de personas por hambre. Pero esto no es prueba de legitimidad ni validez. Tenemos el deber de imaginar un mundo sin prostitución, lo mismo que hemos aprendido a imaginar un mundo sin esclavitud, sin apartheid, sin violencia de género, sin infanticidio ni mutilación de órganos genitales femeninos. Sólo así podremos mantener una coherencia entre nuestros discursos de igualdad en la sociedad y en la educación y las prácticas reales que mantenemos y fomentamos.